viernes, 6 de febrero de 2009

el pez volador HIPÓLITO NAVARRO

LIBRO…HIPÓLITO NAVARRO… el pez volador…

Me hubiera gustado conocer a Hipólito Navarro después de haberme leído este “cuentario”. Quiero decir que a veces uno conoce a una persona que escribe, o pinta… o incluso que hace informes de fisioterapia (jejeje), y ya es indisoluble estar contemplando lo que hace y verlo mientras hace o argumenta algo, con lo que aparece un poco vedado todo, como cuando te cuentan el final de una película.
Por eso mismo para los cuentos que he leído es muy importante el humor, como el humor emana en lo que hace o dice el autor, pero no cualquier tipo de humor, si no el tipo “macarrilla”. El cuento más logrado, para mí ha sido uno que no cuento porque contar un cuento es estropearlo, pero en fin, uno de alguien que corre con un final muy bueno. No recuerdo el título. Los cuentos están logrados y se nota el hacer del autor, lo que ocurre es que no me llegan a contagiar el estado ese en el que te deja un cuento de Sergi Pàmies, que para mí es el mejor actual, como si estuvieras siendo víctima de un encantamiento, como si la cobra bailara justo delante tuyo. Recomiendo a todo el mundo la lectura inmediata de “Si te comes un limón sin hacer muecas”. Que empieza genial “tuve que morirme para ver si me querían…”, que principio más desgarrador.

Pero no están mal. Cada vez me estoy aficionando más al cuento, aunque me gustan más las novelas, pero cada vez el cuento cuenta más…

3 comentarios:

Clares dijo...

El cuento es un género precioso, con estrechas relaciones con la poesía. un género difícil, mucho, en el que lo importante es eso que tú destacas, el encantamiento. Y no digas que contar un cuento es estropearlo, al contrario, es su objetivo, ser contado. Además, como no importa demasiado el argumento en sí para una lectura, si lo cuentas a tu modo, lo has enriquecido y no has quitado nada del original. Recuerda que lo de escribir los cuentos es algo relativamente reciente, porque hay una tradición mucho más larga de contarlos oralmente y, si acaso, luego recogerlos por escrito. Ahora es un género independizado de la oralidad, pero siempre ha dependido de ella.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Lo imporante es siempre transmitir. No importa el formato, ni la cantidad de palabras...
Saludos!

cabopa dijo...

La de veces que yo he recomendado, "Si te comes un limón... Lo leí el año pasado creo que lo dije en el taller. Yo a veces leo cosas porque el titulo me anima y este asi fue. Estoy de acuerdo con Clares en que los cuentos antes de escribirlos hay que contarlos.La tradicción del cuento es "oral".Te recomindo ir a ver el Espejo Islamico en Santa Clara se acaba la exposición el dia 10 de febrero(martes)¡buenas escrituras!