lunes, 14 de septiembre de 2009

TENGO UNA PISTOLA... Enrique Rubio


Me leí esta novela en verano. La primera parte me resultó interesante, trata de un chico que vive encerrado en su casa, conectado todo el día a internet ya que lo utiliza como medio de trabajo y como forma de relacionarse. Te hace reflexionar sobre el mundo frenético en el que vivimos, ahora más con la web, en el que las fronteras de la intimidad y la globalidad son muy difusas.
Cascaradenuez, que es el nick del protagonista, nos ofrece el relato de su vida en primera persona con miles de estadísticas que saca de la red para justificarse, o para explicarse por qué el mundo es como es. Algunas veces la novela te hace plantearte de qué nos sirve tener tanta información no utilizable (y muchas veces no contrastada) o que no vamos a utilizar nunca.
Otro de los motivos de reflexión es acerca de la realidad virtual, cada vez más presente en nuestras vidas, como cuando vemos un país por el google air o cuando jugamos a un videojuego que se desarrolla en las calles de una ciudad a la que es probable que nunca vayamos, o tengamos una profesión que no tendremos (como en second life).
Los diálogos con el psicólogo son de lo más logrado de la novela. El psicólogo acude a su casa una vez por semana, es la única condición que le imponen los padres. El terapeuta tiene pocos escrúpulos y trata de que Cascaradenuez salga de su casa contándole historias de otros pacientes e interpretándolas con un toque de humor negro.
El problema es la segunda parte, cuando el protagonista a causa de la fobia social y los complejos que arrastra desde la infancia consigue una pistola y parece que va a ocurrir algo, la novela da un giro que, desde mi punto de vista, la hace perder fuerza. También porque aparece una chica que le da un aspecto chistoso a lo que sucede y que lastra un poco. Puede que el autor lo haya dispuesto así para que la novela resulte más agradable de leer pero no me ha gustado el desenlace.

3 comentarios:

VeraLucia dijo...

habrá que leerla entonces
=]

saludos.

Eme dijo...

Pues me llamó la atención ese libro. Estuve a punto de comprarlo. Bss!

cabopá dijo...

No me llama la atención nada, de nada ni el título ni la trama...
Ay, Rafa me quedo cegata leyendo en tu fondo negro...entre la letra tan pequeña y la negritud del blog...cegata perdía.....jajaja...yo y mis pegas,no estaría mal que cambiaras de color para el nuevo año-lectivo.....
Isabellina está por las tierras blanqueñas no vuelve hasta finales de mes hoy he ido a verla...
Tenemos que hablar una tarde que puedas me llamas...Besicos.