viernes, 3 de abril de 2009

LA INVENCIÓN DE MOREL... Adolfo Bioy Casares

Es la tercera vez que me leo este fascinante cuento largo o novela pequeña, según se entienda. La primera no entendí casi nada pero me gustó. La segunda, hace un año o así, no quise entender nada porque lo leí sólo por placer. Y ahora es así otra vez. Explicarlo es extraño, primero porque me parece que todo está en la cabeza del personaje-protagonista-autor implícito, y la mente tiene sus propias reglas. Todos tenemos una idea amable de lo que es perderse en una isla, pero él llega a una isla huyendo de no se sabe qué y pensando que no va a salir vivo de allí, porque el conocido que le aconseja la isla le dice que nadie ha vuelto vivo. Entonces ya pueden empezar las especulaciones, la isla, otrora paraíso aparece a veces como un infierno. En realidad lo veo como una reflexión existencialista sobre la vida y la muerte. El protagonista intenta interaccionar con los seres que ve en la isla pero no puede, se enamora sabiendo que no podrá ser correspondido porque son imágenes. Me encanta cuando intenta explicar las cosas mediante la ciencia, cuando se desdice, porque sobre todo, más allá de las interpretaciones, es un libro muy bien escrito, apasionante dentro de la angustia de lo que trata. Me recuerda mucho a “El proceso” de Kafka, es como si fuera lo que hace el hipotético protagonista si hubiera escapado de la demencial acusación. No se debe olvidar las bonitas reflexiones sobre la inmortalidad, sobre las imágenes, el mundo artificial construido… Por algo lo revisó Borges que era tan amigo suyo.

FRAGMENTOS:

“No estuve muerto hasta que no llegaron los intrusos; en la soledad es imposible estar muerto”.

“Por casualidad recordé que el fundamento del horror de ser representados en imágenes, que algunos pueblos sienten, en la creencia de que al formarse la imagen de una persona, el alma pasa a la imagen y la persona muere”.

4 comentarios:

eme dijo...

Tomo nota!

Clares dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Clares dijo...

¿Has leído "La isla del doctor Moreau", de H.G. Wells? Este relato extenso, por añadir una denominación más al género, es un homenaje. Tanto Borges como Bioy Casares admiraban mucho a este autor de icónica obra, el de "La guerra de los mundos", que recordarás que tuvo una enorme resonancia por culpa de un programa de radio de Orson Welles joven, o de "El hombre invisible", o la sorprendente y espeluznante "La máquina del tiempo". Animate, que hay vacaciones.

Oye, he suprimido la entrada, como podrás ver, porque me había equivocado en un título y no me gusta eso. Soy un poco maniática. También te diré que el homenaje no es directo, sino de influencia profunda, porque el tema de la novela de Wells va de anticientificismo y de locura.

Rafa dijo...

tomaré nota para leerme la isla del doctor Moreau, hay también una peli, me gusta mucho Orson Welles (ya sé que la peli no es de él), ciudadano kane en una de mis pelis favoritas, el tercer hombre... era un genio. Ahora estoy leyendo conversación en la catedral de Vargas Llosa, como ha sido mi cumple me han regalado muchos libricos y tengo una gran lista!!! qué placer!!!
un beso clares y que disfrutes las vacas