lunes, 6 de septiembre de 2010


CINEMATOGRAFÍAS

Este verano que ha acabado con la vuelta al rugiente mundo laboral he visto una gran cantidad de películas. Con la que más he disfrutado es con “El cuarto mandamiento” de Orson Welles que en realidad se titula “The Ambers family” título que resulta mejor porque la película narra la decadencia de una familia mientras, en clave, se puede ver que está narrando el final de una era en la que todo cambiará vertiginosamente con el inicio del automóvil y la aceleración de los procesos productivos. Con una teatralidad maravillosa Welles pasa de las imágenes luminosas a oscuras o de la soberbia del protagonista, que se resiste a que todo cambie al igual que se resiste a que su madre termine sus días con el amor de su vida (que no es su padre) a su necesaria adaptación.
También me encantó Rashomon de Kurosawa en la que aparecen las visiones de tres personas que relatan un crimen y el juicio en el que testifican los testigos, la mujer del asesinado y el presunto asesino mediante una pitonisa. La película se encarga de desmontar la frontera muchas veces artificial que existe entre la realidad y la verdad,o entre la mentira y lo fantasía, o entre la realidad y la mentira… ya que en cierto sentido todos dicen la verdad y la mentira, y todos cuentan la realidad a su manera.
En cuanto a Dies Irae de Dreyer, era una película a la que le tenía ganas y no me ha defraudado, con unas imágenes exquisitas, habla sobre la religión y la muerte, nos enfrenta a dilemas morales en los que nos sentimos totalmente involucrados. La película trata sobre la inquisición y la muerte de una anciana que destapará un caos de uno de los miembros del tribunal y la factura que acarrea la falsa moral. Te deja totalmente sin aliento.
En cuanto a Ser o no ser la he visto varias veces y todas me ha divertido mucho. Me encanta la visión del mundo del actor, la soberbia que tienen algunos, lo difícil que es ser actor y someterse al peso siempre del aplauso del público y como pueden seguir con su profesión actuando para evitar la muerte y que en un mundo que ha perdido la razón (en la segunda guerra mundial) ver que el mundo es el verdadero escenario.
La película Banda Aparte es la última que comento, una película de Goddard que pasa del humor al film noir, y que me encanta por su desenfado, por su surrealismo.

1 comentario:

cabopá dijo...

Te tengo abandonadico....
Vaya sesión cinematográfica que te has dado,al contrario que yo que no he visto ni la TV...
Bueno, nos vamos a ver este curso.?
No sé qué hacer,lo mismo repito,he hablado hoy con Puri y hemos dicho de quedar la semana que viene una tarde...Puedes?
Mandame un correo y hablamos..
Besicos