sábado, 11 de septiembre de 2010

EN EL TECHO DE MURCIA








EL JUEVES vino un amigo de mi padre y subimos a la torre de la catedral.
Siempre me he preguntado por qué no existen más atalayas para mirar la ciudad, ya que hay tantos edificios altos se podía hacer alguna cafetería en lo alto, que hay en casi todas las ciudades.
La vista era muy bonita pero tienes que ir con al menos cuatro personas y en el horario que te ponen, o sea, que no es tan fácil subir.
Desde allí se contempla una ciudad de tejados no muy bonitos, pero la huerta que se infiltra entre los edificios hace que el paisaje se transforme en hermoso. Hay excepciones como el edificio de la plaza de Santo Domingo o alguna iglesia.

3 comentarios:

cabopá dijo...

Muy buenas fotos,ayer precisamente estuve por los aledaños de la Catedral, la fotografíe por los cuatro costados...ya publicaré..
Besicos.
P.D.
Hace años que no subo a la torre,pero años...Tengo que subir un día.

BLANCO dijo...

Por lo que puedo observar desde que escribo en mi blog y sigo el de muchos, en Murcia hay muchísima gente que escribe y fotografía muy bien.

BLANCO dijo...

El enorme receptor de radio es una maravilla. Como casi todo lo de Cheever, uno de mis ídolos literarios.
Sí, soy guionista, Rafa. Y ese es sólo uno de mis muchos defectos.
Gracias por pasarte por mi blog.
Abrazo.