jueves, 15 de octubre de 2009


ARS ARANDI

Qué energía augurabas en el campo arado.
Guardaba la tierra una porción de vida
de volición misteriosa
y cuando los átomos del tiempo
se desplegaban en rocío
y ordenaban el crecimiento, su absurda inercia,
en el helor primigenio de la mañana
en sus colores próximos a encenderse
cómo levantabas los labios del agua
qué mirada discurría más allá de tus ojos
y qué sombra te alargaba
más allá del universo.

5 comentarios:

Fausto dijo...

Excelente escrito. ME gusta la forma de aproximarte a la naturaleza mediante la escritura, y de hacer a tus fotos una metáfora de la vida.

Saludos

Clares dijo...

Vas a mejor, Rafa. Qué poema tan hermoso, qué profundo y conmovedor resulta. Ese es un buen camino, desde luego.

cabopá dijo...

"qué mirada discurría más allá de tus ojos
y qué sombra te alargaba
más allá del universo."
Ahí queda la pregunta......en este universo de palabras, espero que la respuesta no se la lleve el viento.........Muy bien tienes tambien mi "bendición"....Una sonrisa y un besico.......

cabopá dijo...

Ahhhhhhhhhh la foto preciosa me gusta ese árbol desnudo y la sombra que proyecta......

Rafa dijo...

Gracias Fausto y Clares por vuestras plabras

Eso espero CAbopa, aunque me gusta disfrutar escribiendo, me da igual que se las lleve el viento bloggero o el viento de verdad.
Tus palabras me dan ánimo!!