martes, 12 de octubre de 2010


CHEEVER… diarios
Cada noche, antes de dormir, leo una página de los diarios de Cheever, uno de mis autores fetiche. Un diario es la contemplación íntima de una vida y no sabemos hasta qué punto lo hacemos con nuestros propios ojos o con los de la persona que lo escribió. Un diario es la prohibición de entrar en el mundo de una persona, por eso los diarios no se leen sino que se viven: leer es conocer.
Claro está que hay diaristas que ocultan más que otros: bien conscientes o inconscientes. Algunos ponen las cosas en clave, muchas veces Cheever lo hace, y otras creo que lo hace y no es así.
Leer antes de dormir un diario es un ejercicio matemático: una ecuación de segundo grado en la que se despeja una incógnita a través de otra, la de nuestra vida a través de la vida del escritor. En duermevela exploro el mundo de Cheever que es un diarista honesto. Sus diarios son los de un hombre que tuvo que lidiar con múltiples tensiones y la mayoría de ellas procedían de él mismo.

4 comentarios:

Eme dijo...

A ver cuando sacas un ratico para comer o cenar, por cierto ¿vas a lo del Flori?

cabopá dijo...

Qué cosas más interesantes lees...
Que mañana sea un día feliz y tu "casa" sea el mejor...Me alegraré cantidad..
Besicos

Tin dijo...

De forma latente la literatura mantiene a los hombres unidos como por una cuerda. Los diarios lo hacen explícitamente aunque a veces, como lector, tengamos la impresión voyeuresca del mirón.

Interesante tu blog. Me pasaré a leerte

BLANCO dijo...

Cheever es uno de mis apóstoles. Sus diarios son de lo mejor que se puede leer de él. Ahora estoy con la biografía de Bailey, que acaba de publicarse. Merece mucho la pena.