martes, 16 de diciembre de 2008

POEMAS SELECCIONADOS EN ANTARIA

coloco los poemas mío que han aparecido en la revista ANTARIA, muy bonita por cierto, pero un poco cara (15 euros)

VERSIARIO

Pertenezco a una estirpe de bárbaros
Que exhalan su último suspiro
Como retahílas de invenciones misteriosas.
Guardo contrarreloj para descifrarlas
Forzando horas de búsqueda.
Caminos apartados de la noche
Que destrenza sus ramas sobre seres
Innombrables. Vórtices y suspiros
Luz germinante de antigua familia.

Crótalos sonaron en tu pecho
Antes de que ella, irascible
Extendiera su enigma de matriz obscura.
En tu muerte revivo mi muerte.


NÓMADA DEL TIEMPO

“Si escapas de la calle encontrarás la noche
Y el cementerio al que acuden las bestias
Dormirás en los límites del óxido.
El fuego limará los gritos
Cuando te alejes,
Habrás entregado el cuerpo al olvido.”

Observo en las sombras de los gatos
Las palabras de mi abuela
Y el asfalto como sedas de polvo.
Vagabundos que retuercen sus huellas
Convierten esta calle en caravana
Mientras mudo los sueños y retengo
Un tiempo hecho de niebla.
Deseo contaminarlo de pasión
, con temores que doblan las farolas,
De los ruidos del techo
Que suenan como palabras maternas.

“Si escapas de la calle encontrarás la noche”.
Esta calle que habito no es el mundo
Sino un mercado del espacio
Que intercambia humus
Pudre frutos de la huerta cementada.
Unas bacterias extrañas
Encienden luces en ventanas y viven
Porque sus sombras se mueven.
Somos nómadas del tiempo.
A veces cruzo unos signos con ellos
Nos reunimos en la escalera
Con leyes hechas costumbre de selva.


“Si escapas de la calle encontrarás la noche”
Hasta el cielo se extienden láminas
De cebolla transparente
La última: colección de mariposas
Vistosas, las del recién instalado
Que mira al cielo abrirse
Con sus alas amarillas.
Las primeras son terribles insectos,
Lombrices que forman palabras
Con un cuerpo de conductos virtuales;
Deseos ajenos.

“Si escapabas de la calle encontrarías la noche”
Las órdenes de mi abuela
Evitaban el desplazamiento
Por miedo al cementerio, del que acudían
Rostros familiares
Y fuegos de metal en sus labios
Y olvido, al que retenía con libros.
Pero las palabras de mi abuela no evitaban
Ser un nómada del tiempo.


***
Láctea flor, lascivos pétalos
Rozan la tela
Laten en un polvo de labios
Se arquea el tallo
Y arrastra
Una conjunción de etéreos senos
Como un lejano del futuro.


***
Tenía dos racimos híbridos
De primavera rozando su cuerpo
Trenzado azahar en sus piernas
Y un pómulo que se abría
Como clavel desangrado
Un pie de nácar dispuesto en abismo
Sonrisa de esparto, labios duros
Como ventisca.
Tenía todo…
Y no se enteraba.

***
Varados pescadores que hacéis humano
Un río artificial, su cuerpo
De altos metales.
¿Dónde el amor? Para qué
Su vuelo raso.

++
Silbatos, motores de viento
Molinos en hueso
Adelgazan un aire de ceniza.


***
Alargada posesión del cielo
Dentro del mar de cañas ríen
Efímeros sabores: limón, grasa,
Ocre de cerveza…

2 comentarios:

eme dijo...

Soy tu compañera del D.O. No sabía que te gustaba Klaus and Kinski. Saludos y no trabajes mucho!!

cabopa dijo...

¿Hay premio por ser el primero/a en seguirte?. Entraré todos los días que pueda...amigo escritor premiado.Beso