viernes, 3 de julio de 2009


LONDON CALLING
…supongo que sucede cuando uno está sobresaturado de estímulos, la publicidad por todos lados, la calle llena de librerías, todas esas revistas especializadas con una estantería exclusiva para las de poemas, las obras de teatro en cada esquina, los edificios victorianos, los miles de restaurantes thai o hindúes… al final todos los cuadros de la national portrait gallery son el mismo Enrique VIII y una señora que descansa de tanto cuadro en un banco con su tupido bigote podría ser una reencarnación del monarca. Entonces sientes que Londres son todo llamadas, que los trenes van hacia todos lados en el mayor tiempo posible, y que tienes que esperar a que salga en una de las diez pantallas tu destino para correr a comprar el billete y dejarte las 4 libras que cuesta. Mejor no coger el metro, te dicen, porque hace mucho calor y no tiene sistema de aireación, mejor no coger el autobús por idénticas razones… no obstante existen esas habitaciones del pánico, los grandes parques, en las que el cielo y la tranquilidad sólo es interrumpida por cada uno de los constantes aviones que sobrevuelan la city y que acostado en el suelo, te dan la sensación de que tanto el aire como la tierra son meros espacios de tránsito para llegar a una frontera interior.

3 comentarios:

Rosa Cáceres dijo...

Oye, me ha encantado lo de la señora con el tupido bigote. Yo les cuento a mis alumnos que en el siglo XIX las señoras con abundante bozo negro gustaban mucho, por razones muy lógicas, claro. Más hormonas masculinas, mujer se supone más apasionada. Y si no, basta leerm las serranas del Arcipreste de Hita, con su barba y su bigote, que "se comían crudos" a los caballeros perdidos en el bosque jajaja, se los echaban al hombro y...¡hala, para la choza! la Menga de Manzanares, la Chata...todas esas.

cabopá dijo...

Bueno,bueno y bueno...cómo te inspira London..sigue escribiendo amigo lo haces muy bien...yo todaviía trabajando y me escapo cuando puedo a la playica..besicos murcianos....Nos vemos en septiembre...

Rafa dijo...

lo de la mujer con bigotes es real auténtico, estaba en medio de la sala como si no le importara nada que se la pudiera comparar con un cuadro, porque en sí misma era una pintura, jaja.. herviría por dentro.
Gracias cabopa!
voy a hacer un curso esta tarde, empiezo hoy pero no me entero de nada cuando me hablan, ¿por qué no hablan los ingleses inglés de murci?
BESICOS